COMPARTIR

Aproximadamente unas dos mil almas fueron testigos de grandes combates preliminares y principalmente de la batalla final disputada por el vigente Campeón Latino Superligero de la Organización Mundial de Boxeo, Gustavo “Perrito” Vittori, quién tras los diez rounds pactados retuvo su título, al igual en fallo dividido con Gabriel Fernando Puñalef Calfin

.

Con los cuatro costados del ring luciendo repleto de público, la manga del Corsódromo Atanasio Bonfiglio fue el espectáculo de lujo por el que tanto trabajaron los promotores entrerrianos, Sergio Krunfli, Nito Vittori, el municipio, la comisión municipal y por supuesto que la velada llegó a nuestra ciudad de la mano de Mario Margossian, para Argentina Boxing Promotions.

El carnaval de piñas arrancó con todo y sorprendiendo con un KO 1, donde Jonathan “Tin Tin” Ruiz no pudo esperar un mejor debut en el campo rentado, al liquidar el pleito vs Carlos Iván “Látigo” Díaz (de Rafaela – Santa Fe), en el primer asalto. Mientras que Leonardo “La Cobra” Cirolla se vio sorprendido ante la movilidad de piernas y unos cuantos golpes certeros de Gabriel Ángel “Pitbull” Ledesma, sufriendo dos caídas y aunque supo reponerse tras el coteo, cumplidos los seis rounds los jurados dictaminaron en fallo unánime el triunfo de Gabriel Ledesma.

La gran expectativa fue realidad, en el combate de semifondo, el Campeón Sudamericano Interino y ex OMB Latino, Henrri David “La Esencia” Polanco Ferreras, demostró sobre el ring porque era el favorito a quedarse con el combate, pero tampoco la tuvo fácil con Roberto Ariel Ledesma, que en los primeros rounds absorbió unas manos muy duras y siguió dando pelea, hasta llegar al quinto asalto, donde su rincón tiro la toalla y allí se decretó la victoria por nocaut técnico para el dominicano, residente de la ciudad de Buenos Aires, Henrri David Polanco.

Y el título se quedó en casa no más! Gustavo “Perrito” Vittori no le falló a su gente, se mostró lúcido, en excelente forma y dueño del centro del ring. Siempre con la iniciativa y presionando a su rival. Gabriel “Chilo” Puñalef Calfin se movió por todo el ring, se las arregló para a veces frenar al campeón, apelo a sus “mañas” para intentar sacar del plan de pelea a “Perrito”, pero ambos boxeadores fieles a sus estilos llegaron al décimo round batallando en cada asalto. En las tarjetas el jurado no se la jugó y aunque se vio una mínima diferencia en favor del local, el combate de fondo termino en un empate en fallo dividido.

Las promesas fueron hechas para cumplirse y así lo hizo nuestro campeón, Gustavo Perrito Vittori, pasó el examen y retuvo la corona de los Superligero Latino OMB, en su ciudad natal y ante un Atanasio Bonfiglio que lució repleto.

Fuente: Gustavo Cardozo – Gen deportivo

DEJA UNA RESPUESTA