COMPARTIR
La banda colocaba los dólares falsos en Buenos Aires, en La Pampa, Entre Ríos y Santa Fe, ofreciendo los billetes verdes como auténticos, pero a un precio menor. Detalles del operativo “Viejos verdes” realizado por la Policía Federal.
En un importante golpe contra la delincuencia organizada, la Policía Federal Argentina, fuerza dependiente del Ministerio de Seguridad, desarticuló una organización dedicada a falsificar dólares. Estos billetes apócrifos eran de gran “calidad” y con ellos estafaban a comerciantes del interior del país al momento de cambiar su dinero. En el operativo fueron detenidos los 11 miembros de la banda, tras 12 allanamientos en distintos puntos de la ciudad y el interior de Buenos Aires y en Chajarí, provincia de Entre Ríos.
La investigación para dar con esta banda comenzó hace seis meses luego de que en un control automotor efectuado en la localidad de Chacabuco fueran capturados dos individuos con numerosos billetes de 100 dólares falsos en su poder. En esa oportunidad, detectives del Departamento Delitos Económicos de PFA realizaron exhaustivas pesquisas que incluyeron seguimientos, escuchas telefónicas y análisis documental, a través de los cuales se logró detectar a la totalidad de los integrantes de la organización y los roles que cumplían cada uno de ellos.
De esta manera, los federales identificaron al “encargado” de la imprenta y confección de los billetes falsos, al “proveedor mayorista” y a los “pasadores”, quienes “colocaban el dinero falso en el mercado del interior de Buenos Aires, como así también en las provincias de La Pampa, Entre Ríos y Santa Fe, ofreciendo los dólares como auténticos a un precio menor. También se logró verificar que existían “testaferros y presta nombres” que aportaban sus cuentas de billeteras virtuales para recibir los pagos efectuados por las víctimas.
Con estas pruebas, efectivos de la División Falsificación de Moneda realizaron 12 allanamientos y detuvieron a los 11 implicados, desarticulando esta organización criminal, así como también la cadena gráfica de los billetes que, según los expertos, eran de “gran calidad”. En el procedimiento se secuestraron más de u$ 30.500 falsos y 3.270 genuinos, 82.000 pesos argentinos falsos y $811.000 genuinos, así como sellos, planchuelas de impresión offset, tintas y gran cantidad de elementos y documentación utilizada para dar apariencia de legalidad a los billetes apócrifos.