COMPARTIR

De forma sorpresiva y como estrategia defensiva, el principal sospechoso por el homicidio de Daniel Pérez –el joven de 32 años cuyo cuerpo fue hallado el domingo pasado, calcinado entre la basura en un descampado de Concordia– se presentó en la mañana de este martes en los Tribunales con un abogado.Acorralado por las pruebas y los allanamientos, dijo que es el dueño de la casa en donde el joven fue ejecutado y se desligó del homicidio, aunque confesó que ayudó a quemar el cuerpo. Aportó, además, información que será clave para que siga avanzando la investigación.

El homicidio se produjo en una vivienda de calles Crisóstomo Gómez y Cortada 59, en el noroeste de Concordia. Esa casa fue allanada el lunes, donde se encontraron indicios claros y contundentes de que se trató de la escena del crimen. La misma estaba deshabitada cuando llegó la Policía, y el dueño era el principal sospechoso. Por esto, junto a su abogado Martín Jáuregui, realizó una presentación espontánea. Habló con el fiscal Martín Núñez en una declaración informativa. Como seguramente terminará imputado sus dichos pueden servir para orientar la pesquisa y reunir pruebas, pero no para inculparlo.

Según se informó, el hombre brindó “un relato ordenado, sistemático y claro” de lo que pasó. Dijo que estaba en su casa al momento del homicidio pero que no participó. Asimismo, aportó nombres y apellidos de los otros dos hombres que estaban en la vivienda. Relató detalladamente lo que ocurrió en la noche del sábado y aseguró que él no tuvo nada que ver con la muerte violenta de Pérez pero, como se asustó ante la sangrienta escena en su domicilio, sí participó en el descarte del cuerpo en el basural, de lo cual expresó arrepentimiento.

De este modo, el muchacho buscará evitar la imputación por el homicidio, a la vez que confesó un encubrimiento. Con esta colaboración que ofreció en su relato buscará también evitar la prisión preventiva como medida cautelar mientras se continúa con la investigación penal preparatoria.

Asimismo, el sospechoso aportó otros datos relevantes para la causa, como el vehículo en el cual sacaron el cadáver de la casa para llevarlo al basural.

Se aguarda por más procedimientos en las próximas horas para dar con los otros dos acusados, y fundamentalmente para buscar las evidencias que permitan sostener con pruebas las acusaciones a cada uno.

En este sentido, habrá que esperar para saber qué definición tomará el fiscal Núñez una vez que tenga a las tres personas a su disposición, en cuanto a si habrá una imputación genérica para los tres en el homicidio, o si apuntará a uno de ellos como el autor del disparo mortal y a los otros dos como encubridores, lo cual tiene una consecuencia penal menor.

Jáuregui dijo que “está alejada la prisión preventiva de mi defendido, toda vez que no hay obstrucción sino colaboración y al estar a derecho no hay peligro de fuga sabiendo que lo que nosotros dijimos es la punta de la investigación”.

Por otro lado, respecto al móvil del crimen, no hay elementos claros sobre la participación de los implicados en el narcotráfico, aunque sí aparecieron indicios relacionados al narcomenudeo. Habría existido una diferencia con Pérez por la que uno de los sospechosos tomo la fatal decisión. Sí ha quedado claro que los implicados, sin tener un trabajo o ingreso lícito conocido, tienen motos de competición y caballos de carrera en el hipódromo.

La última persona que vio a Pérez con vida fue su pareja, a quien el muchacho le dijo que se iba a la casa del hombre que es el principal sospechoso y que se presentó en la Justicia. Algunas personas de la zona dijeron haber visto movimientos de varias personas en esa vivienda, hasta que en un momento reinó el silencio, llegó un auto que ingresó marcha atrás y luego se retiró.

Al allanar ese domicilio, lo primero que se observó fueron las huellas del auto. Adentro de la casa no había, a simple vista, rastros de una escena del crimen. Pero el trabajo con elementos científico técnicos permitió encontrar evidencias de manchas de sangre recién limpiadas y hasta una parte de la pared recientemente pintada. Todo parece indicar que en el comedor de esa casa se produjo la ejecución de Pérez. Luego, se cree que lo subieron al vehículo y lo trasladaron hacia el basural. En este sitio también encontraron huellas del auto sobre el pasto alto, así como de pisadas y de arrastre del cuerpo.

Fuente: UNO Entre Ríos

DEJA UNA RESPUESTA