COMPARTIR

Con el avance de la investigación, se refuerza la idea de que la muerte del pasajero paraguayo que viajaba a bordo de un micro por la ruta nacional 14 fue “producto de la insensatez y la desaprensión”, más que de un tiro acertado en la oscuridad de la noche.Se trataba de la unidad 104, perteneciente a la empresa Expreso Río Paraná, que fue atacada el sábado alrededor de las 23, a la altura del kilómetro 327 de la autovía, cuando trasladaba 61 personas desde Retiro con destino a Misiones.

Las pericias balísticas ratificaron que se trataba de un proyectil calibre 40 (diámetro de 0,40 pulgadas), el cual impactó en las cervicales del hombre fallecido y tuvo un orificio de salida en la zona media del rostro, provocándole una muerte inmediata.

Bonifacio Martínez habría estado dormido al momento del hecho: iba sentado prácticamente en la misma línea del chofer cuando el rodado circulaba por las afueras de la ciudad de Chajarí (Departamento Federación), donde hay emprendimientos industriales y comercios del rubro gastronómico, con mucho movimiento a esa hora.

Otra de las precisiones confirmadas es que el disparo tenía una leve dirección ascendente y que la bala habría recorrido -hasta entonces- una distancia que rondaría entre los 40 y 50 metros desde el lugar que estaba el arma, el cual sería una pistola del mencionado calibre 40. Una media “poco usual”, según se remarcó.

Con estos indicios, la línea investigativa concluye que el disparo habría sido realizado desde proximidades de la colectora de la mano contraria a la que venía circulando la unidad y que la bala llevaba una ligera inclinación de abajo hacia arriba.

Fuente: Chajarí al Día / Diario Río Uruguay