COMPARTIR

La Dirección General de Aduanas secuestró mercadería en infracción, en el marco de dos operativos de control en el Paso Fronterizo Salto Grande, en Concordia, por un valor de 10 millones de pesos.
Uno de los procedimientos se realizó cuando un camión intentó ingresar al país alimentos de origen chino, con destino a Paraguay. La multa podría ser superior a los $6.5 millones.

En otro procedimiento, la Aduana incautó un auto acondicionado para el contrabando, valuado en $2.5 millones, así como también los productos que llevaba ocultos, cuyo valor alcanzaba los $700.000.

Productos chinos sin declarar

Agentes especializados de la Dirección General de Aduanas encontraron –en el marco de un control documental de rutina en el Paso Fronterizo de Salto Grande, Concordia– alimentos de origen chino sin declarar en un camión.

El vehículo, de matrícula paraguaya, había ingresado a la Argentina en tránsito: venía desde Uruguay y se dirigía a Paraguay.

Cuando el rodado entró al país, a los inspectores de la Aduana les surgieron sospechas. Decidieron revisarlo en forma más exhaustiva, apelando a “métodos no intrusivos como la scan van y los canes aduaneros”, indicaron. Los perros arrojaron resultados negativos, pero el análisis de las imágenes del escáner arrojó sospechas acerca de lo transportado.

Fue entonces cuando los agentes de la Aduana revisaron la mercadería: además de las galletitas registradas encontraron alimentos de origen chino que no habían sido declarados.

Así, en los términos del artículo 954 de la Ley 22.415, la Dirección General de Aduanas secuestró la mercadería y el camión. Podría caber una multa de $6.676.093 por declaración inexacta.

Auto acondicionado para el contrabando

Por otro lado, agentes especializados de la Dirección General de Aduanas descubrieron que un vehículo con matrícula uruguaya había sido modificado para esconder mercadería de contrabando. Sus ocupantes querían sacar más de 200 productos por el paso Salto Grande, en Concordia, para comercializarlos en Uruguay.

El hallazgo se produjo durante un control de rutina, cuando el personal aduanero advirtió el nerviosismo de dos ciudadanos uruguayos que intentaban salir de Argentina en un Chevrolet Aveo, valuado en $2.500.000.

Realizaron un exhaustivo control del vehículo y descubrieron múltiples dobles fondos con mercadería oculta. Tenían productos escondidos en las puertas traseras, en la tapa del baúl, en el espacio del airbag, en los parlantes, en los guardabarros, en el paragolpes trasero e incluso en el capot.

Los agentes de la Aduana hallaron 106 prendas de vestir, 112 juguetes infantiles, 39 libros y 12 alicates. El valor combinado de la mercadería es de aproximadamente $700.000.

Así, por transgresión al Código Aduanero, se procedió al secuestro tanto de la mercadería como del vehículo. Las correspondientes denuncias por contrabando fueron presentadas ante el Juzgado Federal de Concordia, a cargo de la Dra. Analía Ramponi.