COMPARTIR

Luego de estar 70 años posada en la plaza central de Concordia, la escultura fue removida en agosto del 2022 para ser restaurada y, ante la inquietud pública, las autoridades habían aclarado en ese entonces que se votaría para que «la gente decida a dónde quieren que se lo reinstale».

«El muchacho de Paraná», una escultura popularmente conocida como «El niño pescador», se encuentra actualmente en el Museo de Artes Visuales tras haber sido retirada de la plaza 25 de Mayo el 1 de agosto de 2022 con el objetivo de restaurarla tras permanecer en la intemperie durante 70 años, convirtiéndose en un ícono de nuestra ciudad, ganando el reconocimiento y admiración de locales y visitantes.

Se recordará que, por aquel entonces, cuando la escultura fue removida y trasladada envuelta y sobre una camilla, puesta a resguardo a la espera de su restauración.

En la oportunidad, Hugo Musser, titular del Museo de Artes Visuales, había dicho ese día ante nuestras cámaras: «Lo llevamos (al niño pescador) al museo para custodiarlo y en el museo vamos a empezar, después, con su conservación;  posteriormente se va a llamar a un plebiscito popular para que la gente decida a dónde quieren que se lo reinstale».

Ante la inquietud de la ciudadanía sobre el destino de la icónica obra de nuestra ciudad, Musser había aclarado que «lo primero que vamos a hacer es un llamado a concurso para la restauración, para la conservación, para la puesta en valor y cuando esté terminada la puesta en valor, la Municipalidad se encargará de hacer un llamado para que la gente decida a dónde quieren que se lo reinstale».

TRABAJO MINUCIOSO

El intendente Francisco Azcué estuvo en la mañana de este lunes en el Museo de Artes Visuales (MAV) junto al subsecretario de Cultura Jorge García y el director del MAV Hugo Musser.

Miguel Rosatto, restaurador, y Rosemary Valdor, pintora plástica y restauradora, llegaron a nuestra ciudad para iniciar el proceso de restauración de la prestigiosa obra artística realizada por el escultor y artista plástico ítalo-argentino Lucio Fontana.

El restaurador Miguel Rosatto explicó que «el proceso es muy minucioso, al que hay que dedicarle mucha paciencia y esfuerzo para que la obra se mantenga después a través del tiempo. No estaba preparada para ser expuesta en el ambiente en el que se encontraba».

En cuanto al tiempo que puede llevar la restauración, Rosatto señaló que es difícil establecerlo porque «pueden surgir imprevistos y es todo muy relativo», agregando que una vez que se haya finalizado el proceso a la escultura «hay que darle el lugar que le corresponde, en una sala ambientada en dónde se cuente su historia, quién la hizo, cómo llegó a Concordia».

“El muchacho del Paraná” es una obra muy importante para Concordia, «yo diría icónica y quizá una de las cosas de arte de más valor que tiene la ciudad porque solamente hay dos en todo el país», resaltó por su parte Rosemary Valdor, pintora plástica y restauradora.