COMPARTIR
El licenciado Ignacio Trupiano, profesional del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), explicó el estado de zozobra que viven los empleados del organismo. Desinversión, parate y rumores de despidos en el área.
El INTI funciona en Concordia desde el año 2006. Actualmente, sus empleados y profesionales explican que se viven momentos de mucha angustia ante los rumores de cierre y la falta de certezas en cuanto a sus puestos laborales.

Trupiano explicó que «en nuestra unidad de extensión de Concordia, lo que se manifestó es que no es solo un ajuste, sino que quieren reducir 30% del personal de INTI».

El profesional detalló que el INTI «tiene tres mil personas aproximadamente, a nivel nacional y en su mayoría son profesionales, técnicos de carrera; eso quiere decir que un 30% significan casi mil personas».

En todo el interior, «para que ustedes se den una idea, son 800», ilustró. Según indicó: «la mayoría estamos ocupando dependencias a través de convenio de otras instituciones o jurisdicciones del Estado. Por ejemplo, en Concordia, nosotros tenemos un convenio con la Municipalidad y de hecho, estábamos próximos a firmarlo, cuando empieza a venir todo este ajuste», contó Trupiano.

El profesional recordó que la función del organismo «es fortalecer el desarrollo tecnológico y productivo, con asistencia técnica, transferencia de conocimiento, capacitación y vincular aquello que nosotros localmente no podemos dar solución con otras instituciones que puedan darlas como la UTN, la UNER o el INTA».

Ajuste

Respecto a la idea libertaria del ajuste, Trupiano reconoció que «quizá en algunos sectores del Estado o de forma inteligente se tiene que hacer pero esto va claramente, como fue con las universidades, en un camino totalmente errado». A su parecer «desinvertir en ciencia y tecnología es un error, desinvertir en educación es un error, la Argentina necesita invertir más y, de hecho, el INTI necesita más recursos en su territorio».

El referente del INTI Concordia insistió en que «son medidas que no se entienden, hoy estamos prácticamente paralizados, sin capacidad en el territorio, en mi caso, hace 13 años que estoy, que nos fuimos formando, que el Estado invirtió en nosotros y que nosotros eso lo devolvemos al sector productivo».

Si bien aún no hay despidos concretos, los rumores están a la orden del día. «Somos cinco personas en Paraná y cinco personas acá en Concordia en total son cuarenta y cinco en Entre Ríos, donde nos estamos comunicando todo el tiempo porque primero eran trascendidos pero a partir de hace diez días ya fueron reuniones concretas».

Para Trupiano «esto se manifiesta que viene desde un pedido de Economía y es la típica decisión que toma alguien que no conoce el territorio, está sentado en el escritorio, tiene un excel y dice yo tengo que ajustar». El miedo es que muchos contratos caigan en la segunda mitad del año en curso.

Fuente: Diario Río Uruguay