COMPARTIR
Claudio Burgos, entrenador y coordinador de las categorías juveniles, hizo un balance del año deportivo de la división que tiene a cargo. Expresó su punto de vista sobre el torneo de la Unión Entrerriana de Rugby, valoró los encuentros concretados durante el año con clubes de Buenos Aires y dejó un mensaje para los juveniles que culminaron el proceso en Los Espinillos.

En primer lugar, con respecto a los objetivos que se propusieron en las divisiones juveniles Burgos dijo que “se cumplieron, teniendo en cuenta que, por un lado se amplió la base de jugadores y por otro, se ha mejorado sustancialmente la técnica de los mismos. Hoy son jugadores más conscientes y mejor preparados”.

En cuanto al trabajo articulado con las categorías infantiles y el plantel superior, contó que “estamos en pleno proceso de aprendizaje. Culturalmente no tenemos insertado el hábito de charlar, juntarnos para intercambiar ideas, medir y plantear objetivos concretos, pero entiendo que en este año se empezó a ver un cambio en ese sentido”.

“Es fundamental que todos hablemos el mismo idioma y busquemos los mismos fines y creo que vamos a ir siendo cada día más los que tratemos de instaurar eso como bandera para el crecimiento del club”, añadió a continuación.

Luego, destacó el trabajo que tuvo durante el año con su preparador físico Luis Compá y mencionó que puede decir que «ha sido abierto y respetuoso. Es una persona que demuestra que le gusta hacer lo que hace y eso es muy bueno para los chicos”.

Por otro lado, sobre la planificación del torneo organizado por la Unión Entrerriana de Rugby opinó que tiene una visión negativa. “Generalmente no se ve buena diagramación, lo que influye negativamente en los procesos de aprendizaje. Se generan grandes periodos de tiempo con incertidumbre en cuanto a cuándo se juega, dónde o contra quién. Eso desmotiva principalmente a los jugadores porque no encuentran competencia estable y segura, pero también a los entrenadores, cuyos planes no pueden ser medidos y analizados luego de competir”.

Además, resaltó que “son situaciones que se dieron con la pandemia, pero que se han visto antes también. Hay muchísimos chicos con ganas de jugar al rugby en el desarrollo entrerriano, sería sano darles la posibilidad de jugar más y mejor”.

VIVENCIAS CON CLUBES AMIGOS

En el cierre de este 2021 las categorías juveniles han disfrutado de las experiencias de encuentros ante equipos de Buenos Aires como Club Italiano Rugby y Municipalidad de Berazategui Rugby. “Las experiencias que hemos tenido con clubes de Buenos Aires nos han dado la posibilidad de conocer más amigos y crecer en cuanto a nuestro juego así que desde esa óptica lo que vivimos fue hermoso”, manifestó Burgos.

Asimismo, indicó que el viaje que hicieron a Berazategui fue para “cerrar el año deportivo y a su vez generó un plus de muchas cosas como: afianzar el grupo, conocer nuevos lugares, identificarnos más con lo nuestro, entre otras cosas. El viaje a Berazategui nos dio eso y nuestro compromiso es mantenerlo en el tiempo”.

RECONOCIMIENTO A LOS JUGADORES QUE DEJAN LA INSTITUCIÓN

Por último, el entrenador hizo un breve reconocimiento a los chicos que comenzaron en infantiles y culminan su paso por las juveniles dejando una huella importante en Los Espinillos. “Ellos pasaron por todos los procesos de juveniles y hoy podemos estar orgullosos por su entrega y amor al club. Ellos son: Fermín Arigos, Ignacio Zapata, Tomás Baranao, Francisco Echeveste, Santiago Haffner y Nahuel Verliac.

“Por otra parte a los chicos que nos dejan por distintas razones, estudio o porque pasan al plantel superior, solo puedo decirles  gracias. Espero que cada uno haya pasado un buen tiempo con nosotros y que se lleven un recuerdo lindo de ese paso. Ojalá decidan seguir ligados al rugby y nos sigan brindando su magia”, expresó.

DEJA UNA RESPUESTA