COMPARTIR

Según lo exigen las ordenanzas de la ciudad, toda actividad comercial debe contar con la correspondiente habilitación municipal al momento de abrir un local. ¿La tiene la flamante sala de juegos Camba Paso en la zona noroeste de Concordia? ¿O acaso su apertura, en el mes de enero, fue tan sigilosa que ni siquiera el municipio ni sus inspectores se enteraron?

Si estuviera habilitada en forma directa desde el Poder Ejecutivo, ello querría decir que la actividad que desarrolla está permitida en esa zona (Presidente Illia casi Diamante, vereda norte) por el Código de Ordenamiento Urbano. En cambio, si el Código no le da luz verde, entonces necesitó de una excepción que sólo el Concejo Deliberante pudo otorgar. O bien, una tercera alternativa, intermedia: que se le haya dado una “habilitación provisoria”, mientras se dilucida si se ajusta al Código Urbano y/o se resuelva en el HCD un pedido concreto de excepción. Veamos qué pasó.

Sería un gran avance en pos de la modernización y la transparencia que, mediante una sencilla búsqueda por internet, cualquier ciudadano pudiera verificar por su cuenta si el comercio al que concurre está habilitado. Algo tan simple como lo es descargar la CUIT de cualquier contribuyente, para constatar que no la tiene bloqueada. Pero, hoy por hoy, en Concordia la certificación de la habilitación municipal de cada comercio es accesible únicamente para su dueño o para el contador que cuente con la clave de ingreso.

¿Tiene o no tiene habilitación municipal la sala Camba Paso?

La respuesta tiene sus implicancias. Cualquier comerciante que haya abierto un local en Concordia sin esa habilitación, se expuso a que le ocurra lo que le ha sucedido a tantos: “te cae” Inspección Municipal, exige la constancia de la habilitación (definitiva o provisoria) o, al menos, constancia de que hay un trámite iniciado, y, si no hay ni una cosa ni la otra, sobreviene la clausura inmediata y la aplicación de severas multas.

Siendo la sala de tragamonedas muy notoria, especialmente en los horarios picos donde se advierte intenso movimiento, y estando sobre una avenida de alto tránsito, es imposible que haya pasado desapercibida para el área de Inspección General.

Desde la Jefatura de Gabinete aportaron dos precisiones contundentes: 1) No está habilitada; 2) Recién comenzó los trámites esta semana.

Desde la administración municipal explicaron que “el uso comercial de la actividad no está habilitado porque nunca se hizo la presentación correspondiente ante Inspección General. Por eso, la semana pasada Inspección General realizó una inspección y se labró un acta que fue elevada al Juzgado de Faltas y se espera que el mismo dictamine. En esta semana recién ingresó el pedido de habilitación”.

La respuesta aporta otro dato: los inspectores –dice- visitaron el lugar y constaron que no tenía un solo papel. O sea, ni siquiera la aprobación de Bomberos Zapadores referida a la seguridad. No obstante, en vez de ejecutar una clausura en el momento, optaron por labrar acta y elevar la cuestión a consideración de la Justicia de Faltas. Mientras tanto, se sobreentiende, la sala sigue trabajando.

Fuente: El Entre Ríos