COMPARTIR

“A Concordia la encontramos igual que siempre, como nos gusta, como siempre fue nuestra ciudad”, dice el mediocampista de la Unión Deportiva Almería, actual campeón de la segunda división del fútbol español. Sí, el concordiense de 25 años jugará en La Liga la próxima temporada.

Mientras cuenta los días para volver al rojiblanco (tiene vuelo para el 6 de julio ya que el 8 empezará la pretemporada), Lucas Robertone recarga energías en su Entre Ríos natal. “Nos encontramos con nuestra familia, nuestros amigos. A la gente que, como nosotros, nos tocó irnos, siempre es lindo volver y encontrarse con los seres queridos. Por eso siempre trato de hacerme un tiempito y venir para acá”, admitió en la entrevista con “3200, el código del deporte” (que se emite los sábado de 19 a 21 por www.oidmortalesradio.com.ar).

A continuación, la entrevista completa:

-También te vemos acercándote al club que te vio nacer, al Club Salto Grande. ¿Qué sentís al llegar y ver que estás ahí en una imagen junto a Marcos Senesi?

-Uno siente obviamente mucho orgullo, mucha felicidad. Es algo lindo representar a la ciudad, representar a un club y por eso es lindo volver, ya sea a Concordia o al Club Salto Grande, en mi caso fue el lugar donde arranqué mi carrera cuando era muy chico y fue uno de los más importantes para convertirme en el profesional que soy hoy.

Lo que pasó después fue que algunos futbolistas de la categoría 2011 del club Salto Grande, el que lo tiene en un cartel gigante en la puerta con una foto que lo muestra vestido con la ropa de la selección junto a Marcos Senesi (en el plantel preolímpico), le hicieron algunas preguntas.

-¿Cómo es ser reconocido internacionalmente?

-He hecho una  video llamada con los chicos del club y me han preguntado muchas cosas interesantes que vos decís pueden ser periodistas tranquilamente.

Siento una felicidad, un orgullo enorme representar a una ciudad, a un club. En este caso me tocó irme del país así que un poco también se representa al país. Es un sueño, un objetivo personal que uno se pone y gracias a Dios lo pude cumplir. Detrás hay mucho esfuerzo, mucho trabajo, muchas cosas que no se ven pero la recompensa es muy grande, es ser una persona reconocida lo que es algo impagable. Vas por la calle y la gente te lo reconoce y ahí te das cuenta que valió la pena todo el sacrificio hecho desde muy chico.

-¿Recordás contra quién jugaste tu primer partido en Club Salto Grande?

-Con la memoria soy malísimo, no lo voy a recordar porque tenía 7 u 8 años.

-¿Y un rival al que te gustaba especialmente enfrentar porque tenías un amigo, jugaban bien o era un club con el que te gustaba medirte?

-En ese momento, el clásico era con Ferrocarril y éramos los dos equipos que casi siempre peleábamos el campeonato así que era el partido más lindo para jugar.

-¿Cuando volvés a Concordia priorizás encontrarte con las personas que no ves siempre o también tenés algún lugar especial o favorito para ir o visitar?

-Una cosa específica no hay, no tengo. Trato de pasar el mayor tiempo con la familia, los amigos que por ahí no veo siempre así sea tomar un mate o comer un asado, cualquier cosa con tal de pasar tiempo con ellos. Creo que es lo más lindo.

“VÉLEZ ES MI SEGUNDA CASA”

-Repasando tu carrera. Tuviste la posibilidad de incorporarte a Vélez, en tu etapa juvenil. ¿Cómo fue dar ese paso, cuándo hiciste el clic de que querías ser profesional?

-Es muy buena pregunta porque, cuando me fui de Concordia a Vélez, era muy chico como para ya pensar en ser un profesional. Sí tenía ese fanatismo y ese sueño de ser jugador pero no era consciente de lo que eso llevaba. Al ser chico, no fue mucho pensar sino ir y meterle esfuerzo, sacrificio. Fue un momento muy difícil lógicamente. Irte de casa, lejos de tu familia y demás. A eso lo pude sobrepasar y después llegaron las cosas lindas como vestir una camiseta de un club como Vélez, de jugar en las inferiores de un club tan importante.

El clic lo empecé a tener cuando ya ves que hay jugadores de tu edad que están jugando en Primera División y entonces decís: “si él puedo, yo también puede”. Ahí empezás a cambiar la cabeza y empezás a pensar como profesional.

-Dejaste una marca registrada en Vélez, te fuiste jugando en un buen nivel. ¿Qué recuerdos te trae esa institución que es como tu segunda casa?

-Tengo muchos, lógicamente. La verdad que en el fútbol amateur de vélez, la gente que trabajó en el club me ayudó tanto a mí como a todos los chicos que íbamos desde otras provincias. Creo que nos ayudaba muchísimo en el tema de la formación, no nos faltaba nada. Teníamos colegido, comida, todo. Al ser tan chico hace más fácil la adaptación, entonces en ese sentido sólo palabras de agradecimiento con Vélez donde pasé 10 años ahí, casi la mitad de mi vida. Cómo no va a ser mi segunda casa, así lo siento y siempre lo voy a decir.

-Te tocó madurar de golpe. En promedio, tu edad actual indica que sos muy joven pero vos maduraste ya que desde chico te fuiste a vivir a otra ciudad y todo lo que contaste luego. ¿Esa experiencia te sirvió para ir más rápido, la capitalizaste para adaptarte a Europa?

-Sí, lógicamente lo de Vélez fue un paso previo para que sea muchísimo más fácil cuando me tocó ir a España. Prácticamente no se sintió el cambio, te diría. Aparte me encontré con una ciudad muy tranquila, la gente muy amable. Todas esas cosas, que parecen pequeñas, a uno que va desde otro lugar y que no está acostumbrado, que nunca salió del país, ayudan un montón y hacen que el día a día sea más llevadero. Al final, eso es lo que valoro de los lugares donde me tocó estar, tanto de Vélez como ahora en Almería.

“CONTENTO CON MI DECISIÓN”

-Al momento de irte al exterior habrás puesto sobre la mesa lo económico y lo deportivo, pero finalmente fuiste a un lugar que no conocías. ¿Ahora, con el diario de lunes como suele decirse, con un camino hecho y el ascenso conseguido, sentís que diste un paso que valió la pena? ¿Estás en el lugar que querías estar?

-Sí. El tiempo al final me dio la razón.

-Era notorio que había varios clubes interesados para vos. Y elegiste irte a Europa. Parecía difícil.

-Sí, muy difícil. En nuestra profesión, siempre digo que todo el tiempo estamos tomando decisiones ya sea en un partido o en este caso en elegir a qué lugar ir. Recuerdo que en ese momento tenía varias opciones y, hablando un poco con la familia, la gente más cercana y de más confianza que te dan sus puntos de vista, al final la decisión la tiene uno mismo y es lo más difícil. Traté de seguir a lo que decía mi corazón y creo que, tomando esa decisión, estaba convencido de que no me iba a equivocar más allá de que después las cosas se dieron de la mejor manera. Aunque no fuese así, yo igual iba a estar contento con mi decisión.

-En esta temporada se logró el ascenso. Una de las primeras imágenes que vimos acá fue a vos festejando con la bandera argentina. ¿Vestiste a la camiseta, estuviste cerca de un Juego Olímpico, cómo fue vestirla, qué sensación es representar a un país, cómo lo tomaste?

-Lo tomo con tranquilidad. Por ahí, hay muchas ocasiones en el fútbol donde uno se puede poner nervioso, pero trato de tomarlo con tranquilidad. Siempre representando a Concordia, Entre Ríos, Argentina, lo que sea, de la mejor manera y dejarlo bien visto. No saliéndome de lo que soy yo y mi manera de ser.

-¿Cómo fue el último torneo con Almería? ¿Cómo estaba el grupo y cómo fue la temporada?

-El equipo en este año del ascenso tuvo un buen arranque, buena pretemporada y preparación y hasta una muy buena primera vuelta de campeonato. Fuimos punteros con 9 puntos de distancia del segundo. Después tuvimos, en enero, un mes flojo con bastante bajas y eso habla un poco de lo que es la competición.

Estando a tanta distancia, el torneo volvió a ponerse difícil, empezaron las dudas en un momento, lógicamente, porque los resultados no salían pero al final todo el esfuerzo del equipo el fútbol lo terminó pagando en el último minuto.

-En lo personal, ¿qué le añadiste, mejoraste o puliste de tu juego? ¿En qué creciste respecto a tu etapa en Vélez?

-Creo que no importa el lugar que esté, aunque obviamente en Europa están las mejores ligas. A medida que van pasando los años, vas jugando en Primera y vas agarrando experiencia. Cualquiera sea el detalle, siempre hay que absorber información y muchas cosas que el fútbol puede darte. Lógicamente, en España donde está una de las mejores ligas, un fútbol para mis características, pude pulir muchas cosas. Yo pensaba que las tenía buenas pero cuando te encontrás allá, decís: “no, no son tan buenas”. Las pude mejorar técnica y tácticamente.

– En una entrevista en un medio español, esta temporada, hablabas del temperamento que ponías en el juego. A veces está bueno y, a veces, tenés que controlarlo. ¿En eso también creciste, tenés más carácter que no se mide en estadísticas pero se valora en los grupos humanos?

-Sí, eso también. Son muchos detalles. Ese es uno que por ahí ahora lo tengo más controlado. Sé que es una cosa positiva que le puede dar a mis compañeros, controlándolo porque si no te juega en contra, podés ser expulsado. Eso se va aprendiendo con los partidos, jugando y jugando.

– ¿Cómo sigue tu rutina, seguís en Concordia? ¿Cuándo retornás a España porque ya salió el calendario y el debut en La Liga es con Real Madrid?

-Tengo vuelo para el 6 de julio porque el 8 tengo que presentarme. Nos tocó un partidito lindo para arrancar en Primera División pero vamos a prepararnos de la mejor manera. Sabemos que es uno de los mejores equipos pero para eso estamos preparados o luchamos tanto, para estar acá y jugar contra estos equipos. No nos podemos quejar.

– Mejor agarrarlos de entrada.

-Mejor agarrarlos ahí que están empezando y de local tenemos más chances. La fe la tenemos.

SELECCIÓN ARGENTINA: “ESO PUEDE LLEGAR”

– Cómo ves a la selección argentina, estamos cerca de un Mundial y recientemente debutó el concordiense Marcos Senesi? ¿En Europa se habla de Argentina?

-Sí, se habla. Yo la sigo lógicamente. Viene de una racha muy buena, de muchos partidos invictos. La veo muy bien. Además de los resultados, va encontrando una idea de juego y la va puliendo cada vez más. También, pienso que el Mundial es un torneo aparte y puede pasar cualquier cosa. Sí lo que veo, que es muy importante, es que en la selección es muy difícil formar un grupo como el que se formó. Al no compartir tanto tiempo como en un equipo, es difícil formar un buen grupo y creo que formaron un buen grupo.

– Ir a La Liga también te renueva expectativas para que te estén viendo y, en un futuro, convocarte. ¿Esa expectativa está abierta, desde luego?

-Sí, lógicamente. Es el sueño de todos los jugadores. Sé que ahora al jugar en Primera División me va a dar un plus o tendré otra vidriera pero primero quiero tratar de disfrutar, de jugar en Primera que fue para lo que tanto luché. Haciendo las cosas bien, creo que eso puede llegar, no lo veo tan lejano.

-Almería tiene a un jeque como dueño. ¿Cómo es el día a día en un club que tiene un propietario, a diferencia de lo que ocurre acá en Argentina? ¿Tenés trato con él, se acerca a los futbolistas?

-En estos dos años me pasó que el primero estuvo muy enfermo por lo que mucho no viajó a la ciudad, estaba en Arabia. No tuve contacto con él prácticamente. Este año sí, un poco más  mejoró y se fue acercando al final de la temporada. Pero, en el día a día no está. Él es el dueño, pero hay un presidente, una comisión que está en el día a día.

– Sos parte de un equipo que ascendió. ¿Cómo fue la fiesta para el equipo y la gente de la ciudad sobre todo?

-Eso fue, para mí, lo máximo en lo que va de mi carrera. Una cosa increíble, toda una ciudad que estaba pendiente del equipo y su ascenso, que lo viene peleando hace unos años y no se podía dar. Imaginate toda una ciudad de un equipo así que era una fiesta.  Fue una locura, era increíble. Yo estaba en el medio de los festejos y no lo podía creer, fue muy lindo.

-¿Qué se te vino a la cabeza cuando ganaron, tuviste el acompañamiento de tu mujer y hermano?

-El momento que termina el partido fue de mucha euforia. Lo primero que se me vino a la cabeza fue ir a festejarlo con mi mujer y mi hermano que pudieron ir a la cancha. No podía pensar, era la felicidad máxima. Cuando tenía un ratito para ponerme a pensar era decir: “no puedo creer que pasó porque fue tan deseado que uno no cae que esté pasando”.

“HAY QUE HACER HINCAPIÉ EN LA FORMACIÓN”

– ¿Mirás el fútbol argentino?

-Sí, más que nada a Vélez. Por ahí me coincidía que, por el cambio horario, jugaban muy tarde y no los podía ver pero los que eran temprano trataba de verlos por internet.

– Vélez acaba de contratar a un concordiense. ¿Tenés trato con Walter Bou?  Debe ser muy bueno para vos que haya un concordiense ahí.

-Con Walter no tengo tanto trato pero sí con Gustavo he hablado un par de veces, incluso hemos intercambiado camisetas. Se va a encontrar con un club top de Primera División, instalaciones, la gente. En Vélez, si hacés las cosas medianamente bien, tenés todo para triunfar.

-Última pregunta: ¿Cómo es Concordia para el fútbol y el deporte en general. Qué tiene la ciudad?

-No me quiero enfocar en el fútbol en sí, sino en el deporte en general. Creo que en mi caso, para ponerlo de ejemplo, hay que hacer mucho hincapié en la formación. Si se tiene una buena base, una formación de cuando son chicos, tienen más posibilidades, en un futuro, de llegar a donde quieran llegar.

Si se arranca desde chico se va madurando y después se encuentra con obstáculos que los puede sobrepasar que es lo más difícil en el deporte o en la vida. Hay que tratar de hacer hincapié en la formación de los chicos y después, Concordia, lógicamente es una ciudad que da mucho en el deporte, cualquiera sea. Hay que meterle más de eso.

“3200, el código del deporte” es una iniciativa para comunicar al deporte de Concordia y sus protagonistas, cuyos contenidos pueden leerse en www.3200.com , escucharse en el programa multiplataforma que se transmite los sábados, de 19 a 21, por FM 88.9 Oíd Mortales Radio de Concordia. En las redes Twitter, Instagram, Youtube y Facebook somos @3200deportes.

 https://www.youtube.com/watch?v=37paBlS34f8

DEJA UNA RESPUESTA