COMPARTIR

Este miércoles, 9 de Julio de Colonia Ayuí y Wanderer’s de Concordia jugaron en cancha de Libertad por el triangular por no descender de categoría. El partido finalizó en un empate por 3, pero con peleas adentro y fuera de la cancha, donde tuvo que intervenir la policía. El pasado fin de semana sucedió lo mismo en la final por el ascenso. Estos equipos luchan por quedarse en primera y evitar el descenso y la definición se está resolviendo con un triangular en el que participan el equipo de la Colonia, el Bohemio y La Bianca. En el primer encuentro, el conjunto de la ciudad satélite le ganó al de Ayuí 3 a 2 y lo dejó complicado. Con este panorama, los que venían de la derrota necesitaban ganar o, al menos, conseguir un punto y esperar que Wanderer’s jugara el sábado.

Todo estaba tranquilo. Durante el primer tiempo el conjunto aurinegro hizo 3 goles que lo hicieron sentir cómodo en el partido. Al minuto del segundo tiempo se quedaron con 10 jugadores, tras la expulsión de Kevin Salinas y todo cambió. Con una ráfaga de goles que llegaron desde el minuto 29 en adelante, 9 de julio puso el 3 a 3 que fue resultado definitivo.

Tras el pitazo final, llegaron los problemas. Franco Rolón, arquero de Wanderer’s hizo señas a los jugadores de Ayuí, que respondieron con empujones. En ese momento, algunos simpatizantes del bohemio saltaron el alambrado y se sumaron al grupo que se estaba peleando. La Policía intervino, y sacó a los jugadores de 9 de julio del campo de juego. Entre empujones, también separaron a algunos simpatizantes.

Mientras los efectivos policiales hacían eso, algunos hinchas del conjunto de la Colonia fueron en busca de los aurinegros y se desató el caos. Jugadores intentaron separar las peleas, mientras la Policía intervenía con golpes de bastón, y luego con disparos de bala de goma.

Como resultado del enfrentamiento y la intervención policial, dos jugadores, Federico Batista y Jonathan Fernández, fueron trasladados al hospital. Batista fue atendido y pudo recuperarse, Fernández perdió el conocimiento y trataban de reanimarlo. Además, el presidente de 9 de Julio, Carlos Benítez, también terminó con un golpe en la cabeza e inconsciente y fue trasladado al hospital.

En tanto, Oscar Cumbá, jugador bohemio, terminó con un impacto de bala de goma y Julio Leonardi, DT de 9 de julio, con dos impactos en sus piernas; entre otros que también habrían recibido ese tipo de balazos.

El sábado, durante el partido final de la B, por el ascenso, jugadores de Ferrocarril y Juventud Unida de Benito Legerén también habían protagonizado una pelea. En esa oportunidad también ingresaron hinchas a golpear jugadores, saltando el mismo alambrado que durante este miércoles.

Fuente: El Entre Ríos

DEJA UNA RESPUESTA