COMPARTIR

Asumió a mitad de año como entrenador principal del plantel superior del Club Los Espinillos. Se adaptó, formó un grupo de trabajo y compitió. Hizo debutar a muchos chicos que se formaron en primera división y peleó el Torneo Provincial hasta el final. Nicolás Pessolani hizo un análisis de su trabajo en “Rojo”.“El balance es positivo. Se venía de un año y medio de corte por la pandemia, se retomó en febrero, se jugaron unos partidos y luego nuevamente hubo un receso por el Covid. Todo eso repercutió en la mente y el físico del jugador, pese a esto los chicos respondieron de buena manera”, señaló.

A continuación comentó que “el resultado conseguido en el torneo fue bueno; si bien desde el staff creíamos que se podía salir campeón, a la hora de hacer un análisis tuvimos en cuenta los factores que mencioné anteriormente y además todo lo que implica tener un cambio de staff a mitad de año, después de haber tenido un entrenador por un período largo de tiempo”.

Y  agregó que “las diferencias en los planteos de juego, en la forma de conducir los entrenamientos, la forma de ser y de relacionarse; todo eso impacta en la dinámica del plantel y significa que tuvimos que reorganizar estructuras mentales, tanto como grupo como individualmente. Esas cosas no son tan sencillas, pero se pudo llevar adelante esta primera parte del proyecto de la mejor manera. Esa adaptación entre cuerpo técnico y plantel quizá era lo más complejo, y si bien falta recorrer el camino juntos y pulir algunas cosas, estamos contentos.

Por otra parte, mencionó que en “la parte deportiva que nosotros planificamos fue de menor a mayor, con algunos altibajos, pero en general fue así. Hubo cambios respecto a nombres y a la forma de juego y adaptarse lleva tiempo, pero se notó un cambio en ese sentido”.

Además, afirmó que quedó por “mejorar creo que por ahí la parte de los vínculos interpersonales, pero eso lleva tiempo y vivir cosas juntos: el staff es nuevo, hay jugadores jóvenes que subieron este año recién al plantel superior, otros más grandes que volvieron, y crear y fortalecer relaciones es cuestión de tiempo y de compartir ciertos valores, objetivos en común y también trabajar en ese sentido; abrirnos y acercarnos un poco más todos. Ese es mi mayor anhelo para el año que viene”.

¿QUÉ LES FALTÓ PARA CONSEGUIR EL TORNEO PROVINCIAL?

“Casi nada y varias cosas. Es largo el análisis como para resumirlo en pocas líneas. No fuimos campeones por un punto en un partido. Eso habla de lo parejo que fue el torneo. Hay que dejar todo y no creerse que sos más o que sos menos que nadie. Como lo hablamos una vez con los chicos, el nuestro es un equipo obrero, de trabajo, no nos sobra nada, y encaramos los partidos con la mentalidad de dejarlo todo siempre. Más allá de eso, el éxito también se mide de otras maneras, como por ejemplo haber llegado a la última fecha con posibilidades reales de campeonar teniendo en el plantel muchos jugadores muy jóvenes es un logro; o el espíritu que mostró el plantel durante momentos difíciles; eso también es sumamente valorable”, respondió.

HICISTE DEBUTAR A VARIOS CHICOS, ¿CÓMO FUE TOMAR ESA DECISIÓN?

Me gusta mucho. Cuando uno era chico dejaba todo y siempre quería tener la oportunidad de jugar en Primera. Ahora que estamos en este rol tratamos de darle su lugar a los que vienen desde abajo; de hecho en la mayoría de los partidos arrancaron jugando varios de los más jóvenes. Me gusta mucho ver cómo se desarrollan, como van mejorando en base a su compromiso y a su esfuerzo. Sinceramente tenemos un grupo de chicos ejemplar, muy comprometidos, trabajadores, muy respetuosos, abiertos a escuchar lo que les sugerimos para que vayan mejorando, y eso me gustaría destacar. Estamos contentos porque vemos que hay futuro tanto en el Plantel Superior como en las Juveniles, que están haciendo un trabajo espectacular. Venimos viendo jugadores juveniles que van a subir el año que viene y otros más jóvenes que lo harán en los próximos años y tenemos la certeza que cuando llegue el momento van a aportar mucho.

¿QUÉ BALANCE HACES DEL TRABAJO DEL STAFF TÉCNICO?

Creo que la piedra angular de poder llevar adelante el proyecto es el trabajo en grupo. Es algo que no es fácil, porque hay distintas formas de ser, de trabajar. Con el Flaco Carballo y el Oso Reatto nos conocimos en el Club a los 13 años, con Fede Jeandet también. Hay una historia en común, nos conocemos mucho y hay un sincero afecto que nos permite decirnos las cosas de frente y con respeto. Nunca habíamos estado en un proyecto juntos, pero se creó un grupo muy bueno, muy sincero al momento de decirnos las cosas y con una visión bastante parecida, aunque con matices personales, obviamente. Desde el primer momento tuvieron la mejor predisposición, a pesar de que esto lleva mucho esfuerzo, mucho tiempo, y que todos los integrantes del Staff lo hacemos ad honorem, le ponemos  mucha pasión y compromiso a esto,  para intentar devolver un poco de todo lo que nos dieron acá en el Club.

También, se acercó Tahiel Gilberto, a quién lo conozco desde que lo entrené en juveniles hace varios años, que está trabajando en la parte preventiva y de recuperación de lesiones, que es un aporte fantástico y que hasta ahora no se había implementado en el Club. Nos complementamos bien, cada cual tiene su rol, y entre todos nos vamos empujando. Cuando uno aborda este tipo de proyecto en el cual se comparte mucho tiempo es importante hacerlo rodeado de gente a la que uno quiere y en la cual confía.

EN LO PERSONAL, ¿CÓMO TE SENTISTE EN TU ROL DE ENTRENADOR?

Bien, como dije antes, fue fundamental el apoyo del grupo de trabajo. Hay cosas con las que estoy conforme, hay muchas más que me gustaría mejorar. Si bien esto es lo que amo hacer, soy exigente conmigo mismo, y a veces me gustaría poder disfrutar más, soltarme un poco. Trato de hablar con mis compañeros y con los referentes del plantel para tener en cuenta su visión de las cosas y modificar cuestiones para buscar lo mejor para el equipo. Si bien, he trabajado varios años con juveniles, estos fueron los primeros meses de trabajo con un Plantel Superior, pero en líneas generales hasta ahora ha sido una buena experiencia.

¿QUÉ OPINIÓN TENÉS SOBRE LAS OBRAS DE INSFRAESTRUCTURA DEL CLUB?

Es increíble el trabajo que viene haciendo la Comisión Directiva, con Andrés Piñol a la cabeza, que hace muchísimos años que es el gran referente y que sin su aporte no tendríamos ni por asomo el predio que tenemos hoy. Predica con el ejemplo y cuando te pide algo, no le podés decir que no. Hay muchísima gente detrás de lo que se ha hecho, como Ricardo Rodríguez y el Negro Navarro, para mencionarte solo a dos. Dos tipos con un espíritu increíble, que dejan horas y horas de trabajo en el Club. Hay mucha gente que aporta su granito de arena con trabajo, con presencia, aportando dinero, y por ellos también es que todo lo que existe hoy es posible; gente que por ahí ni siquiera está en la ciudad o que no puede ir al predio y que ayudan igual.

Personalmente estoy esperando con muchas ansias que se termine el gimnasio, y poder disponer de ese lugar, que además de lo que nos aportará deportivamente, también va a ser un lugar de reunión, de conocerse y acercarse los jugadores grandes con los más chicos, que nos va a llevar a tener aún más sentido de pertenencia; creo que nos va a cambiar la mentalidad en muchas cosas. Lo del riego es bárbaro, la iluminación de la cancha donde entrenamos es muy buena. También me encanta ver como antes de los partidos se reúnen en las parrillas las familias, ex jugadores, referentes, hinchas, y se comparte ese sentimiento de Club.

OBJETIVOS PARA EL 2022

Por último, Pessolani señaló que para el 2022 se deberá “asentar lo que hemos hecho hasta ahora, mejorarlo y trabajar más finos en algunas cuestiones que por tiempo no hemos podido hacer este año. Para la temporada que viene regresa el scrum, así que el juego va a volver a lo que era, con todo lo que eso conlleva. Queremos hacer una buena pretemporada, ponernos bien a punto físicamente y aprovechar esos momentos para compartir y unirnos al grupo. También espero con ansias que se sumen los chicos que suben a Primera el año que viene. Pero por sobre todas las cosas disfrutar, pasarla bien y que ir al Club a entrenar sea motivo de felicidad”.

DEJA UNA RESPUESTA