COMPARTIR

Más de siete mil trabajadores y trabajadoras del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) de todo el país comenzaron el jueves un plan de lucha que podría extenderse durante todo septiembre.

Desde el sector se advierte sobre una migración de talentos y denuncian que en todo el país hay casi 500 trabajadores del organismo que están por debajo de la línea de pobreza. El personal de la Estación Experimental de Concordia también se sumó al reclamo nacional.

Denuncian que la paritaria sectorial – que se abrió hace más de dos meses – no tuvo aún convocatoria y que tienen salarios congelados que en algunos casos están por debajo de la línea de pobreza. Puntualmente, señalan que casi 500 trabajadores y trabajadoras del organismo en todo el país están en esa condición salarial.

Salarios

“Venimos negociando desde el año pasado una propuesta de apertura de la paritaria sectorial, lo logramos este año después de 15 años pero una vez que se abrió no nos volvieron a convocar”, explicó Carlos de la Peña, secretario gremial de APINTA, el gremio mayoritario.

El gremialista comentó que como trabajadores estatales, «quienes trabajan en el INTA percibieron el 60% de aumento escalonado que el gobierno dispuso, pero la paritaria sectorial busca equiparar escalas salarias acordes al tipo de trabajo».

“Había un buen escenario para una mejora más significativa pero solo nos dieron un extra del 6% de lo que fue la paritaria nacional y nunca más nos volvieron a convocar”, detalló.

Los trabajadores denuncian que desde 2015 tienen un retraso del 38% del poder adquisitivo real, según un estudio que el gremio realizó en conjunto con la Universidad Nacional de Avellaneda.

Uno de los efectos de la degradación del salario en INTA es que gradualmente la planta se viene achicando y no se reponen vacantes. “Tenemos migración de gente muy capacitada y preparada que se va al sector privado por mejores propuestas laborales”, se lamentó De la Peña.

Plan de lucha

El jueves 1 de septiembre comenzó en todo el país el plan de lucha que incluye ollas populares en los lugares de trabajo. El 8 de septiembre se realizará un una movilización a espacios públicos con el fin de visibilizar la problemática salarial.

Finalmente, el plan incluye una movilización a Buenos Aires programada para el 23 de septiembre. Trabajadores de todo el país se manifestarán frente al INTA y al Ministerio de Economía.

Fuente: Diario Río Uruguay