COMPARTIR

Con el objetivo de controlar futuros problemas de erosión en la zona de la barranca de San Carlos y la planta de agua, comenzaron a realizarse los trabajos preliminares para la defensa costera.

La obra, que se enmarca en el proyecto de “Adaptación al cambio climático en ciudades y ecosistemas costeros vulnerables del río Uruguay”, fue gestionada por el intendente Enrique Cresto y el gobernador Gustavo Bordet ante el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación, en conjunto con la Secretaría de Ambiente de Entre Ríos.

Previamente, el proyecto se consensuó en asambleas y encuentros técnicos que contaron con la presencia de especialistas, organizaciones ambientalistas, representantes de distintos organismos técnicos y académicos y vecinos de la ciudad.

“Como gran parte de las obras que ha priorizado el intendente Enrique Cresto, la recuperación del borde costero apunta a una transformación de la ciudad, pensando en la Concordia de las próximas décadas”, expresó al respecto la secretaria de Desarrollo Urbano, Mireya López Bernis. 

Los trabajos se realizarán en dos sectores (barranca de San Carlos y planta de agua), sobre un total de 860 metros de longitud, para contener los problemas de erosión de margen y retroceso de la barranca ubicada sobre la margen derecha del río Uruguay, 12 kilómetros aguas debajo de la represa de Salto Grande. Esto generará una protección adicional en una amplia zona costera, que incluye tanto a la actual planta de agua potable como a la nueva planta, cuya puesta en funcionamiento está prevista para finales del corriente año. 

OBRAS CON LA MIRADA PUESTA EN EL FUTURO

López Bernis agregó que “como una ciudad costera, la erosión de barrancas es un problema que está en constante estudio y seguimiento; es importante tomar acciones concretas que permitan reducir problemas a futuro. Esta obra brindará seguridad y estabilidad al borde costero, protegiendo el parque San Carlos, la nueva planta de agua y una amplia zona ribereña, en beneficio de toda la población y del turismo”, explicó.

Remarcó luego que la puesta en marcha de esta obra “ha sido producto de una importante articulación y trabajo conjunto del Intendente con los gobiernos provincial y nacional, así como también con instituciones intermedias. Hay una gestión permanente del Intendente en pos de concretar obras que quedarán para la posteridad y que buscan modificar la matriz de nuestra ciudad, con una mirada humana y sustentable, y enfrentar grandes desafíos como son las consecuencias del cambio climático”, consideró la urbanista. 

“Durante los trabajos no sólo se preservará la línea de costa, la cual es patrimonio de la ciudad y la región para el desarrollo de actividades de recreativas y deportivas, sino que también se protegerán las especies arbóreas y la vegetación del sector y hábitats de especies animales favoreciendo la diversidad biológica del parque”, concluyó Lopez Bernis.