COMPARTIR

Vecinos de esa zona norte de Concordia reclaman que el municipio cumpla con la promesa de colocar reductores de velocidad en las avenidas Monseñor Rösch y la recientemente pavimentada Vuelta de Obligado.

A través de una nota remitida, los habitantes de ese barrio pusieron la lupa en la colocación de reductores que se están instalando en distintas arterias de la ciudad, pero que no incluyen aquel sector.

A continuación, el comunicado textual que tiene como destinatario la comuna.

A la Municipalidad de Concordia

Los vecinos de Villa Zorraquin y zonas aledañas vemos con sorpresa e indignación que por estos días se dan noticias que se colocan lomos de burros y reductores de velocidad en distintas calles de Concordia, pero ninguno de esos elementos viene para esta zona, a evitar más accidentes como los que ya ocurrieron y hasta donde se perdieron vidas.

El motivo de esta nota es que a principios de esta semana, solo por la intervención de la mano de Dios, no tuvimos otro choque fatal en el barrio, cuando una camioneta que iba a altísima velocidad estuvo a punto de atropellar a un chico que atravesaba la avenida Vuelta de Obligado, en el sector que fue inaugurado hace poco.

No queremos funcionarios municipales que vengan con instrumentos a tomar medidas, porque ya todos saben cuál es el ancho que tienen estas avenidas. Tampoco queremos que vengan a volver a prometer lo que ya prometieron muchas veces: ¡solo queremos que cumplan!

A Villa Zorraquín no le sobra ningún vecino, por lo que no queremos perder ninguna otra vida. Por eso exigimos que se cumpla con la promesa de las sendas peatonales elevadas para las dos avenidas. El municipio debe hacer algo con los conductores que no respetan las velocidades máximas y ponen en peligro la vida de grandes y chicos.

Fuente: Diario Río Uruguay